La voz en el cuerpo: la escucha total

La voz en el cuerpo: la escucha total

Hoy nos referiremos a la voz y a la sincronización psicofísica que tiene con el cuerpo en general. La voz no está separa del cuerpo, es en verdad,  parte de nuestra fisicalidad, y por ende, constituye nuestra personalidad y lo que los demás observan de nosotros.

La voz nos permite hacer más consciente nuestro cuerpo, y viceversa.  A mayor consciencia corporal, mayor toma de conciencia de nuestra voz, de nuestro timbre, de cómo emitimos y cómo podemos intervenir en todo el proceso de la comunicación.   Vamos a hacer una investigación y experimentación de la voz en relación con el cuerpo.

La voz no sólo se emite por las cuerdas vocales sino que interviene la totalidad del cuerpo físico, el cuerpo emocional y en cuerpo energético sonoro.

Suena el cuerpo en su totalidad. El reconocimiento de la propia voz es un encuentro íntimo personal y podemos registrar la experiencia de nuestra voz, de nuestro propio sonido.

Es hermoso reconocer la poética de la voz en movimiento: danzar la voz.

Utilizamos para ello herramientas como la microgimnasia, el taichí, el masaje, la respiración, la consciencia corporal, el movimiento, la quietud, el juego….

Si nos enfocamos en el aspecto físico.  La voz se vincula con una compleja cadena de eventos, partiendo de distintos procesos neurológicos en el sistema central y llegando a los movimientos del sistema fonador. Como resultado de la cadena se genera la energía acústica. Esta energía puede ser de tipo vibrante u ondulatoria.

Podemos aprender a observar la producción y la articulación de los sonidos. Cómo se emite, cómo es nuestro sonido cuando sale al exterior (duración, intensidad, agudeza, altura, etc.  En forma de lenguaje). E incluso podemos aprender a observar y transformar el impacto sonoro-emocional en el receptor.

Debemos dejar de lado la vieja creencia que la voz solo se vincula a las cuerdas vocales, la voz es el sonido de la persona de manera global y por lo tanto es fundamental trabajar con todo el cuerpo si se quieren tener buenos resultados. En la voz participan el alma y el espíritu, los sentimientos y los pensamientos.  La totalidad de lo que somos. La voz en el cuerpo.

De  su emisión participan todas las partes del cuerpo, desde los músculos hasta las articulaciones, la piel…. Cuando tomamos consciencia de ello podemos comenzar a realizar ejercicios sonoros que involucren a todo el cuerpo y por tanto, adquirir nuevas sensibilidades y capacidades.

Anuncios